Centro de Experimentación Porcina obtiene el Premio Excelencia FIGAN 2019


La Feria Internacional para la Producción Animal (FIGAN) ha galardonado al Centro de Experimentación Porcina (CEP) con el “Premio Excelencia 2019″ por su “buen hacer aportando aspectos técnicos innovadores generadores de mejoras de la actividad ganadera”.

CEP es una granja de producción de lechones y cebo con capacidad para 500 reproductoras situada en Aguilafuente (Segovia). Tiene como modelo de negocio la combinación de producción porcina de alta eficiencia con el desarrollo de pruebas experimentales en condiciones controladas, así como facilitar la formación de personal en sus instalaciones.

CEP utiliza equipamientos tecnológicos avanzados que le permiten mantener una buena eficiencia productiva (finalizó 2018 con 29.4 lechones destetados por cerda y año y 105 Kg de peso medio por camada destetada), así como un excelente control de los ensayos y testajes experimentales. Así, utiliza los equipamientos de Jyga Tech en cerdas gestantes GESTAL 3G con 4 estaciones, que permiten los mismos tratamientos experimentales contemporáneos. A su vez, también está equipado con el sistema GESTAL SOLO en maternidad que permite registrar la ingesta real y los patrones de la misma en cada cerda, generando alertas tempranas en caso de desviaciones.  Estos equipos son robots colaborativos con arquitectura M2M instalados entre la línea de alimentación y la plaza de la reproductora. Además, es posible implementar múltiples curvas de alimentación y tomas de alimento a lo largo del día.

También cuenta desde junio de 2018 con el sistema de inteligencia artificial para la determinación del momento óptimo de la cubrición con una sola dosis smaRt Breeding® de la empresa canadiense Ro-Main, que mejora la eficiencia reproductiva mediante un proceso más cuidado. Utilizando un sistema de análisis de imagen para cada cerda, una red de comunicación con un hardware que soporta el tráfico de datos que genera el comportamiento de cada animal y un algoritmo que procesa y evalúa los datos que recibe, genera las recomendaciones individuales de inseminación para cada cerda. De esta manera, promueve una mayor tasa de partos y fertilidad en función de las condiciones de cada granja.

FIGAN 2019 reconoce así la integración en la rutina diaria de sistemas y equipamientos que generan un incremento de la competitividad, mejorando tanto la eficiencia productiva como la calidad de la misma. Esta integración aporta otro beneficio derivado del cambio en la cultura de trabajo: la evolución hacia unas decisiones objetivas basadas en datos y no en sensaciones o impresiones.