El sistema que reduce un 30% las muertes de porcino


El sistema que reduce el 30% las muertes de porcino

El proyecto que hemos desarrollado en los últimos años se basa en la transmisión de datos en tiempo real y su conversión en información rentable.

Basta con tener un teléfono móvil y un bolígrafo especial digital, ligeramente más grueso que los normales. Los dueños de las explotaciones toman nota del estado de los cerdos. El bolígrafo carga los datos en la tarjeta del móvil y se transmiten vía satélite en tiempo real a nuestra central de PigCHAMP Pro Europa. Los veterinarios recogemos esa información y al poco tiempo respondemos por el mismo canal a los clientes con las indicaciones pertinentes y los cambios que deben hacer para optimizar la salud, las condiciones y los procesos de la granja.

La respuesta es inmediata. Las estadísticas que manejamos revelan que gracias a este sistema las explotaciones porcinas pueden reducir hasta en un 30% la mortalidad de sus cabañas. O lo que es lo mismo, ganar en eficiencia y en competitividad en un mercado que ha sido zarandeado últimamente por el veto ruso y la consiguiente caída de los precios de en torno al 30% experimentada en España. Así lo ha advertido recientemente Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL), cuyos representantes calculaban que cada ganadero estaba perdiendo entre 6 y 8 euros por animal cebado por culpa de esa restricción. No es baladí, porque el 12% de la producción final agraria se concentra en el sector porcino.

Una de las ventajas de este novedoso sistema es la anticipación. Existe un aviso previo del problema, por lo que la reacción veterinaria gana tiempo y reduce riesgos, remata Piñeiro. Eso es la eficiencia, insiste el responsable. La alerta generada de manera automática hace que la reacción desde la central de la empresa sea inmediata. Esa información se guarda en la ‘nube’ y desde ahí viaja a uno u otro lugar, allá donde se encuentre la explotación que requiere los servicios de Pigchamp. «Todo el mundo tiene ya un móvil en su bolsillo, y eso hace que las distancias en comunicación ya no existan», apostilla el director.